En este artículo me propongo examinar un ejercicio de respiración de Reiki que te hará sentir relajado, tranquilo y más centrado en tu enfoque hacia la vida. Como la mayoría de los ejercicios de Reiki, éste también se propone curar y afinar el camino de la energía en tu cuerpo, para asegurar que la Fuerza de Vida fluya de una manera sana y natural.

La intención es que lo puedan practicar TODAS las personas…iniciadas en Reiki o no. A fin de cuentas, es un ejercicio de respiración consciente que no requiere el conocimiento de los símbolos de Reiki, ni de la sintonización en algún nivel específico.

Espero lo disfruten y dejen sus comentarios!! 🙂

1. Siéntate o acuéstate cómodamente sobre tu espalda con los ojos cerrados. Presta mucha atención a tu respiración… observa cómo entra y sale de tus fosas nasales.

2. Coloca las manos en la parte de tu cuerpo donde sientas mayor tensión. Tu intuición guiará tus manos de forma automática para localizar ese punto exacto en el que tu cuerpo necesita energía para relajarse al máximo.

3. Visualiza y dirige tu respiración conscientemente a este lugar. Es esencial que visualices tu respiración como la Energía Vital y Universal que fluye a través de ti. Deja de lado todas sus preocupaciones. No trates de controlar tu mente de ninguna manera… si tienes pensamientos de cualquier cosa, no te aferres a ellos, déjalos pasar. Tu objetivo es recoger y expandir esta energía en tus manos para dirigirlas a esa parte del cuerpo donde están acumuladas las tensiones. Mientras haces esto, te asegurarás de que la paz se extiende gradualmente desde el punto que tocas con tus manos hacia todo el resto de tu cuerpo.

Posiciones manos autotratamiento de reiki4. Después de 10 minutos puedes cambiar tus manos a la siguiente parte del cuerpo que sientas necesidad de relajar. De la misma manera, con ese nuevo punto sigue los pasos del 1 al 3.

5. Cambia la posición de tus manos un máximo de tres veces (3 lugares distintos del cuerpo, por sesión) para mejores beneficios.

6. Abre lentamente los ojos, estírate, y vuelve tu conciencia hacia el ahora.

Te sentirás relajado, más tranquilo y más centrado después de este maravilloso ejercicio de sanación de Reiki. No muchos de nosotros nos damos cuenta del hecho de que un simple ejercicio de respiración puede hacer maravillas para nuestro bienestar general. La clave está en mantener la concentración en la respiración y sinceramente en la práctica diaria!

Un abrazo y espero de todo corazón que les funcione!